Si te encuentras en la difícil situación de ser despedida mientras estás embarazada, es crucial entender tus derechos y las opciones disponibles. El despido durante el embarazo es una situación delicada y puede generar preocupación y estrés adicional por varias razones, sin embargo, la principal puede consistir en las prestaciones de seguridad social a que tienes derecho, las consultas médicas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), dependiendo del lugar en que trabajes, se verían suspendidas y, evidentemente, no podrías hacer uso del servicio.

En este artículo, exploraremos detalladamente tus derechos legales en caso de despido estando embarazada y cómo puedes proceder para obtener la indemnización adecuada.

¿Me pueden despedir por estar embarazada?

El despido estando embarazada ocurre cuando una mujer es despedida de su empleo durante su embarazo. Esto puede ocurrir por diversas razones, pero en muchos casos, se percibe como una discriminación relacionada con el embarazo.

Considera que, al tratarse de una forma de discriminación hacia la mujer, gozan de protección especial tanto por las leyes laborales, pero también los Códigos Penales, pues en varios estados del país este hecho es considerado como un delito y, al menos en el Estado de Querétaro, en el artículo 170 del Código Penal, puede tener una sanción que va de uno a tres años de prisión o de veinticinco a cien días de trabajos a favor de la comunidad y de cincuenta a doscientos días multa.

Derechos que tienes en Caso de Despido estando Embarazada

En México, existen leyes específicas que protegen a las mujeres embarazadas de ser despedidas injustamente. Es importante conocer tus derechos y tomar las medidas adecuadas si enfrentas esta situación.

1. Protección por Maternidad

La protección por maternidad es un derecho fundamental en el ámbito laboral. Según la legislación mexicana, las mujeres embarazadas gozan de protección especial que prohíbe su despido desde el inicio del embarazo hasta el final del período de lactancia.

2. Prohibición de Discriminación

La Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación prohíbe toda práctica discriminatoria que tenga por objeto o efecto impedir o anular el reconocimiento o ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades, en congruencia con el artículo 1o. constitucional.

3. Indemnización por Despido Injustificado

Si has sido despedida estando embarazada y consideras que ha sido de forma injustificada, tienes derecho a reclamar una indemnización, que, de conformidad con la Ley Federal del Trabajo y consiste en tres meses de salario, prima de antigüedad a razón de 12 días por año (que no podrá ser superior al doble del salario mínimo) más salarios y prestaciones pendientes de pago al momento del despido (vacaciones y prima vacacional, aguinaldo y otras que hubieran pactado al momento de la separación)

Cómo Proceder en Caso de Despido estando Embarazada

Si te enfrentas a un despido estando embarazada, es fundamental actuar con rapidez y determinación para proteger tus derechos. A continuación, se presentan los pasos que puedes seguir:

1. Busca asesoría legal

El primer paso crucial para entender tus derechos y opciones en caso de despido durante el embarazo es buscar asesoría legal. Al contar con la guía de un abogado laboralista, podrás navegar de manera segura y efectiva a través del proceso legal. Este profesional estará capacitado para brindarte la orientación necesaria y representarte en cualquier instancia que sea requerida, velando por tus intereses y derechos.

Con la asesoría adecuada, podrás comprender a fondo tu situación y tomar decisiones informadas sobre cómo proceder ante un despido estando embarazada.

No subestimes la importancia de contar con el respaldo legal adecuado en un momento tan delicado como este, ya que puede marcar la diferencia en el resultado final de tu caso.

2. Reúne Evidencia

Recopilar evidencia relevante es una parte fundamental del proceso en caso de despido estando embarazada. Esta evidencia puede incluir una variedad de documentos, tales como comunicaciones escritas, correos electrónicos y constancias médicas que confirmen la gestación, como las revisiones mensuales en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Además, los análisis de laboratorio relacionados con el embarazo también son de gran importancia. Es esencial asegurarse de recopilar toda la evidencia disponible, ya que esta puede ser crucial para respaldar tu caso y demostrar la injusticia del despido.

3. Presenta una solicitud de conciliación o demanda por despido injustificado

La Ley Federal del Trabajo establece un procedimiento de conciliación antes de llegar a un juicio y tiene como finalidad que las partes, de forma voluntaria puedan llegar a un acuerdo e intentar resolver la controversia. Un facilitador será el encargado de llevar este procedimiento y al ser voluntario, los involucrados pueden o no llegar a una solución,

Sin embargo, la propia ley establece que, si una persona gestante es despedida por esta causa, puede omitir acudir a un Centro de Conciliación Laboral e ir directamente a un juicio ante los Tribunales Laborales, sobre todo porque se considera que el derecho a la salud se está vulnerando y un juez podrá, de manera preventiva, ordenar a la institución de seguridad social que le sigan brindando el servicio y se siga atendiendo en tanto se resuelve la controversia.

4. Negociación

En algunos casos, puede ser posible llegar a un acuerdo amistoso con tu empleador antes de recurrir a acciones legales formales. Sin embargo, considera siempre asesorarte sobre cuáles son tus derechos para que ese convenio no sea perjudicial para ti. Una negociación puede resultar en un acuerdo de indemnización sin la necesidad de llegar a juicio.

En caso de que no sea posible antes de acudir a instancias legales, también es posible generar ese acuerdo en cualquier etapa del proceso, tanto si están en el Centro de Conciliación Laboral o en un juicio hasta antes de que se dicte sentencia.

Conclusión

El despido de una mujer embarazada en México es una situación que merece una atención especial debido a las implicaciones legales y sociales que conlleva.

Es esencial entender que las mujeres embarazadas están protegidas por leyes específicas que prohíben su despido injustificado, garantizando así su estabilidad laboral durante el período de gestación y lactancia.

Además, la prohibición de discriminación y el derecho a una indemnización justa en caso de despido injustificado son aspectos clave que deben ser considerados y defendidos en caso de enfrentar esta situación.

Es fundamental que las mujeres embarazadas que se enfrentan a un despido actúen con rapidez y determinación, buscando asesoramiento legal y recopilando evidencia relevante para respaldar su caso. Ya sea a través de un proceso de conciliación o mediante acciones legales formales, es importante buscar una resolución que proteja los derechos de la persona despedida y garantice una compensación justa por los daños sufridos.

En última instancia, recordemos que todas las mujeres embarazadas tienen derecho a un entorno laboral seguro y respetuoso, y es deber de la sociedad y las autoridades garantizar su cumplimiento.

Ahora ya sabes si te pueden despedir por estar embarazada.

¿Te resultó útil este artículo? ¿Me pueden despedir por estar embarazada?

¡Por favor déjanos tus comentarios! Y, sobre todo, siéntete libre de compartir este artículo con todas las personas a las que creas que puede interesarles, ¡todos tenemos que proteger nuestros derechos laborales!