Cuando se trata de tu seguridad y bienestar, es importante conocer tus derechos y las medidas legales disponibles para protegerte. Para eso, existe una herramienta legal vital para situaciones de violencia doméstica o acoso y es la orden de restricción. Pero, ¿qué implica exactamente una orden de restricción y cómo puedes obtener una?

Lamentablemente vivimos una época en la que el hostigamiento sexual y el acoso sexual también forman parte de la violencia de género, por lo que producen sufrimiento físico, sexual y mental, es por eso conocer que existen medios para proteger tus derechos y tu seguridad.

La orden de restricción, también conocida como orden de protección, es una herramienta legal diseñada para proteger a las personas que están siendo víctimas de algún tipo de violencia como la doméstica, acoso o stalking (acecho). Esta orden busca establecer límites legales claros entre la persona agresora y la persona afectada, con el objetivo de garantizar la seguridad y el bienestar de esta última.

En México, la orden de restricción es regulada por la ley y puede ser solicitadas tanto por mujeres como por hombres que se encuentren en situaciones de violencia o acoso. Estas órdenes pueden ser emitidas tanto de manera temporal como de manera permanente, dependiendo de la gravedad y la duración de la situación de violencia o acoso.

De acuerdo con el artículo 137 del Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP), el Ministerio Público, bajo su más estricta responsabilidad, ordenará fundada y motivadamente la aplicación de las medidas de protección idóneas cuando estime que el imputado representa un riesgo inminente en contra de la seguridad de la víctima u ofendido.

Y es que la orden de restricción tiene como propósito principal, como ya lo habíamos comentado, proteger a las personas que están siendo víctimas de violencia o acoso al establecer límites legales claros entre ellas y sus agresores. Estas órdenes buscan prevenir que la persona agresora se acerque, se comunique o tenga contacto físico con la persona afectada.

En México, existen diferentes tipos de orden de restricción que pueden ser solicitadas dependiendo de la situación específica. Algunos de los tipos más comunes que queremos comentarte incluyen:

  1. Orden de restricción de acercamiento: Esta orden prohíbe que la persona agresora se acerque a una distancia determinada de la persona afectada, su hogar, lugar de trabajo o cualquier otro lugar donde ella se encuentre.
  2. Orden de restricción de comunicación: Esta orden prohíbe que la persona agresora se comunique de cualquier forma con la persona afectada, ya sea por teléfono, mensajes de texto, correo electrónico o redes sociales.
  3. Orden de restricción de contacto físico: Esta orden prohíbe que la persona agresora tenga cualquier tipo de contacto físico con la persona afectada, incluyendo tocarla, empujarla o agredirla de cualquier forma.

Es importante destacar que estas órdenes pueden ser emitidas de manera temporal o permanente, dependiendo de la gravedad y la duración de la situación de violencia o acoso. Las órdenes temporales suelen tener una duración inicial de 15 a 30 días, mientras que las órdenes permanentes pueden ser emitidas por períodos más largos, incluso de manera indefinida, según sea el caso.

Criterios de elegibilidad para obtener una orden de restricción

Para obtener una orden de restricción en México, es necesario cumplir con ciertos criterios de elegibilidad establecidos por la ley. Estos criterios pueden variar ligeramente dependiendo del estado en el que te encuentres, pero en general, los requisitos más comunes incluyen:

  1. Ser víctima de algún tipo de violencia como puede ser doméstica, acoso o stalking (acecho): Para solicitar una orden de restricción, es necesario demostrar que estás siendo víctima de lo anterior. Esto puede incluir situaciones de maltrato físico, psicológico, sexual o económico.
  2. Tener una relación cercana con la persona agresora: La mayoría lo que es la orden de restricción, requiere que exista una relación cercana entre la persona afectada y la persona agresora. Esto puede incluir relaciones de pareja, familiares o convivencia en el mismo hogar.
  3. Presentar pruebas de la violencia o acoso: Es importante contar con pruebas que demuestren la existencia de la violencia o acoso que estás sufriendo. Estas pruebas pueden incluir fotografías, informes médicos, testimonios de testigos, mensajes de texto o cualquier otro tipo de evidencia que respalde tu caso.

Una vez que cumples con los criterios de elegibilidad, puedes proceder a solicitar una orden de restricción en el juzgado correspondiente a tu localidad, para esto te recomendamos acudir con un abogado, un profesional en la materia que te pueda guiar y asesorar en cada paso.

El proceso de solicitud de una orden de restricción

El proceso de solicitud de una orden de restricción puede variar ligeramente dependiendo del estado en el que te encuentres, pero en general, los pasos principales son los siguientes:

  1. Reúne la documentación necesaria: Antes de presentar tu solicitud, es importante reunir toda la documentación necesaria para respaldar tu caso. Esta documentación puede incluir pruebas de la violencia o acoso que estás sufriendo, así como cualquier otro tipo de evidencia relevante.
  2. Acude al juzgado o fiscalía correspondiente: Una vez que tienes toda la documentación necesaria, debes acudir al juzgado o fiscalía correspondiente a tu localidad para presentar tu solicitud. En el juzgado fiscalía, te proporcionarán los formularios necesarios y te guiarán a través del proceso de solicitud.
  3. Completa los formularios de solicitud: Los formularios de solicitud requeridos pueden variar dependiendo del estado en el que te encuentres, pero generalmente incluyen información personal, detalles sobre la situación de violencia o acoso, y las medidas de protección específicas que estás solicitando.
  4. Presenta tu solicitud ante el fiscal o juez: Una vez que has completado los formularios de solicitud, debes presentarlos ante el fiscal o juez que vaya a conocer de tu caso. Es posible que se te solicite proporcionar una declaración “bajo protesta de decir verdad” e implica que es la verdad que conoces y, en caso de demostrarse que omites información o es falsa, podrías ser sancionado por hacer manifestaciones falsas ante la autoridad; lo anterior para respaldar tu solicitud.
  5. Espera la resolución del fiscal o juez: Una vez presentada tu solicitud, el fiscal o juez revisará la evidencia y tomará una decisión sobre si otorgar o no la orden de restricción. Durante este tiempo, es importante estar preparado para proporcionar cualquier información o evidencia adicional que el fiscal o juez pueda solicitar.

Es importante tener en cuenta que el proceso de solicitud puede llevar tiempo y que la obtención de una orden de restricción no está garantizada. Sin embargo, como ya comentamos, contar con el apoyo de abogados especializados en violencia de género o derechos humanos puede aumentar tus posibilidades de obtener una orden de restricción exitosa.

Orden de restricción temporal vs. permanente

Como mencionamos anteriormente, en México, existen dos tipos principales de orden de restricción: temporal y permanente. Estas órdenes difieren en su duración y los requisitos necesarios para obtenerlas.

La orden de restricción temporal es emitida por un período inicial de 15 a 30 días, dependiendo del estado en el que te encuentres. Este tipo de orden se otorga de manera provisional mientras se lleva a cabo una audiencia para decidir si se debe emitir una orden de restricción permanente.

Durante el período de la orden de restricción temporal, se establecen ciertas medidas de protección que deben cumplir tanto la persona agresora como la persona afectada. Estas medidas pueden incluir la prohibición de acercarse, comunicarse o tener contacto físico con la persona afectada, así como cualquier otra medida que el fiscal o juez considere necesaria para garantizar la seguridad y el bienestar de la persona afectada.

Por otro lado, la orden de restricción permanente es emitida por períodos más largos, incluso de manera indefinida. Para obtener una orden de restricción permanente, es necesario presentar pruebas adicionales y demostrar la necesidad continua de protección debido a la existencia de una situación de violencia o acoso.

Derechos y protecciones otorgadas por una orden de restricción en México

Una vez que se te otorga una orden de restricción en México, tienes ciertos derechos y protecciones legales que debes conocer y aprovechar. Algunos de los derechos y protecciones más comunes incluyen:

  1. Derecho a la protección policial: Si la persona agresora viola la orden de restricción, tienes derecho a solicitar la intervención de la policía para garantizar tu seguridad. Es importante tener a mano una copia de la orden de restricción en todo momento para poder mostrarla a las autoridades si es necesario.
  2. Derecho a la asistencia legal: Como persona afectada por una orden de restricción, tienes derecho a recibir asistencia legal para asegurarte de que tus derechos sean protegidos. Puedes buscar la ayuda de abogados especializados en violencia de género o derechos humanos para obtener el apoyo necesario.
  3. Derecho a la privacidad: Una orden de restricción también te otorga el derecho a la privacidad y a la no divulgación de tu información personal. Esto significa que la persona agresora no puede divulgar ni compartir tu información personal sin tu consentimiento.
  4. Derecho a la tranquilidad: Una orden de restricción busca garantizar tu tranquilidad y bienestar al establecer límites claros entre tú y la persona agresora. Esto incluye la prohibición de acercamiento, comunicación o contacto físico por parte de la persona agresora.

Es importante tener en cuenta que la orden de restricción no es una garantía absoluta de seguridad y que es fundamental tomar otras medidas para protegerte a ti misma. Estas medidas pueden incluir informar a tus seres queridos sobre la situación, cambiar tus rutinas diarias, instalar sistemas de seguridad en tu hogar y buscar apoyo emocional a través de terapias o grupos de apoyo.

Recordemos también que, en México, la orden de restricción está contemplada en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, específicamente en los artículos 27, 28, 34 Ter y 34 Quarter.

Consecuencias por violar una orden de restricción

Violentar una orden de restricción en México puede tener graves consecuencias legales para la persona agresora. Algunas de las consecuencias más comunes incluyen:

  1. Arresto y detención: Si la persona agresora viola una orden de restricción, puede ser arrestada y detenida por la policía. Esto puede resultar en un proceso legal y la posibilidad de enfrentar cargos penales.
  2. Multas y sanciones económicas: Además del arresto y la detención, la persona agresora puede ser multada o enfrentar sanciones económicas como resultado de violar una orden de restricción. El monto de las multas y sanciones puede variar dependiendo del estado en el que te encuentres.
  3. Medidas de protección adicionales: En casos graves de violación de una orden de restricción, el juez puede imponer medidas de protección adicionales para garantizar la seguridad y el bienestar de la persona afectada. Estas medidas pueden incluir la imposición de una orden de alejamiento más estricta o la asignación de vigilancia policial.

Es importante tener en cuenta que, como persona afectada por una orden de restricción, es fundamental informar inmediatamente a las autoridades si la persona agresora viola la orden. Esto ayudará a que se tomen las medidas necesarias para garantizar tu seguridad y el cumplimiento de la orden de restricción.

Medidas adicionales para garantizar tu seguridad mientras estás bajo una orden de restricción

Si estás bajo una orden de restricción, existen medidas adicionales que puedes tomar para garantizar tu seguridad y protección. Algunas de estas medidas que te recomendamos, incluyen:

  1. Informar a tus seres queridos: Es importante informar a tus seres queridos y personas de confianza sobre la situación y la existencia de la orden de restricción. Esto les permitirá estar alerta y brindarte el apoyo necesario en caso de cualquier emergencia.
  2. Cambiar tus rutinas diarias: Modificar tus rutinas diarias puede ayudarte a evitar encuentros no deseados con la persona agresora. Esto puede incluir cambiar las rutas habituales que tomas, evitar lugares frecuentados por la persona agresora y mantener un perfil bajo en las redes sociales.
  3. Instalar sistemas de seguridad: Considera la posibilidad de instalar sistemas de seguridad en tu hogar, como cámaras de vigilancia, alarmas o cerraduras adicionales. Estas medidas pueden ayudarte a sentirte más segura y a disuadir a la persona agresora.
  4. Buscar apoyo emocional: La violencia doméstica y el acoso pueden tener un impacto emocional significativo. Buscar apoyo emocional a través de terapias o grupos de apoyo puede ayudarte a procesar tus emociones y fortalecerte durante este difícil momento.

Es importante buscar asistencia legal lo antes posible si estás enfrentando una situación de violencia o acoso. Los abogados especializados en violencia de género o derechos humanos pueden brindarte el apoyo y la guía necesarios para asegurarte de que tus derechos sean protegidos y que puedas vivir de manera segura y pacífica.

Como ahora ya sabes, la orden de restricción, es una herramienta legal vital para proteger a las personas que están siendo víctimas de violencia doméstica, acoso o stalking (acecho). Esta orden busca establecer límites legales claros entre la persona agresora y la persona afectada, con el objetivo de garantizar la seguridad y el bienestar de esta última.

Existen varios Centros y Programas que se dedican a atender situaciones de violencia, ofreciendo varios servicios para las víctimas de la misma, por lo que no dudes en buscar ayuda.

Si estás enfrentando una situación de violencia o acoso, es fundamental que busques asistencia legal adecuada y cuentes con el apoyo necesario para proteger tus derechos y bienestar.

En GM Abogados, contamos con abogados expertos en la materia, en caso de que requieras asesoría para alguna situación legal, no dudes en contactarnos, nuestro profesionalismo y conocimiento en el área nos hace ser los mejores. Recuerda que no estás sola y que hay recursos disponibles para ayudarte a vivir de manera segura y pacífica. La orden de restricción es una herramienta legal poderosa que puede brindarte la protección necesaria para reconstruir tu vida y empoderarte. No dudes en contactarnos y hacer valer tus derechos.